LA CELEBRACIÓN DE LOS JUANILLOS GADITANOS.

La celebración de la fiesta de San Juan es tan antigua como el mismo tiempo, nuestros antepasados creían que el Sol estaba enamorado de la tierra y por eso se resistía a abandonarla. También nuestros ancestros descubrieron que era la noche mas corta del año y eso unido a la supersticiones se convirtió en el día mas indicado para ahuyentar a los malos espíritus y atraer a los buenos y es el día mas oportuno para librar toda serie de encantamientos de amor, fortuna y fertilidad.

Los hombres y mujeres de la prehistoria pronto comenzaron a darse cuenta de que, a partir de un determinado momento, el Sol perdía su fuerza y los días se hacían cada vez más cortos.

Desconcertados, llegaron a temer que el astro rey no volvería a salir jamás, y la noche y el frío se cernieran sobre ellos para siempre. Fue por este motivo por el que se comenzaron a realizar los primeros rituales de adoración al Sol, las primeras «fiestas de San Juan», bajo los nombres más variados y las lecturas más variopintas.

Los «kouros» griegos, los guerreros aztecas, los augures romanos, los sacerdotes incas, los imanes bereberes… la lista de pueblos que comenzaron a celebrar el solsticio de verano es infinita. Pero, ¿cuál fue el primer pueblo? Aunque se tiende a decir que los primeros rituales aparecen alrededor del 5.000 a. C.  se puede decir que, oficialmente, su origen se encuentra en los celtas, pero lo cierto es que esto no se puede afirmar con total certeza, como en tantas otras cuestiones de Antropología e Historia.

Con la llegada del cristianismo, la noche de San Juan se mantuvo, pero perdió su carácter mágico y adoptó un nuevo significado, los cristianos del medievo encendían grandes hogueras y celebraban diversos ritos a su alrededor. En ellos siempre estaba presente la señal de la Cruz. Según los textos sagrados, Zacarías mandó encender una hoguera para anunciar a sus parientes el nacimiento de su hijo, Juan Bautista, que coincidía con la noche del solsticio de verano.

La famosa «noche de San Juan» es la madrugada del 23 al 24 de junio, pero no deja de ser una adaptación del culto pagano a las enseñanzas de la Biblia, según estos textos, Zacarias se puso a saltar por encima de las llamas recitando cánticos de alabanza a Dios para anunciar la buena nueva. Una escena que ocurrió, según las Sagradas Escrituras, después de que Zacarías recibiera en sueños el mensaje del Arcángel Gabriel anunciándole su próxima paternidad y éste, por su falta de fe, no le creyera.

Pero ni tan siquiera esto es original de los cristianos ya que en las fiestas griegas dedicadas al dios Apolo, que se celebraban en el solsticio de verano encendiendo grandes hogueras de carácter purificador. Los romanos, por su parte, dedicaron a la diosa de la guerra Minerva unas fiestas con fuegos y tenían la costumbre de saltar tres veces sobre las llamas. Ya entonces se atribuían propiedades medicinales a la hierbas recogidas en aquellos días.

También es curioso que entre los bereberes de África del norte (Marruecos y Argelia) se enciendan el 24 de junio, durante la fiesta llamada Ansara, hogueras que producen un denso humo considerado protector de los campos cultivados. A través del fuego se hacen pasar entonces los objetos y utensilios más importantes del hogar. Los bereberes las encienden en patios, caminos, campos y encrucijadas y queman plantas aromáticas. Estos, suelen ahumar todo, incluso los huertos y las mieses. Por supuesto, también tienen la tradición de altar siete veces sobre las brasas, pasean las ramas encendidas por el interior de las casas y hasta las acercan a los enfermos para purificar e inmunizar el entorno de todos los males.

En Cadiz, la noche de San Juan se remontan a muy antiguo y prácticamente se ha perdido cuando nació esta fiesta en la mentalidad de los gaditanos, pero los datos que se han recabado han podido demostrar que en los inicios de esta fiesta los peleles y/o monigotes solían representar en la antigüedad ha Judas Iscariote, pero hoy ha desaparecido el significado religioso, la religiosidad y el paganismo se fundieron en un solo espectáculo, dando lugar a la Noche de San Juan. y los Juanillos se queman más bien por diversión y por atraer la buena suerte en los próximos meses.

Los juanillos representan los males de la sociedad actual y las interpretaciones son infinitas y la fiesta ha tomado numerosos nombres, los Júas, como son llamados en Málaga, las candelas de san juan como son llamadas en muchos pueblos gaditanos, en Asturias se llama  "Nueche de San Xuan" y en ella se queman "les fogueres"o  los Juanes y Juanas en otras localidades españolas y por supuesto, los Juanillos en Cadiz. Por tanto, prácticamente toda España celebra este día pero todas con una cosa en común, que en la noche del 23 al 24 de junio serán destruidos por el fuego todo lo malo que tenemos alrededor y en un intento de quemar la mala suerte.

La noche de San Juan se celebra en muchos pueblos y ciudades de la provincia de Cádiz, cada uno tienes su estilo de celebrar la fiesta, la mayoría con hogueras en las playas ya que las autoridades Gaditanas permiten levantarlas en esta noche y a lo largo de las playas que conforman la costa de la luz. Por supuesto, el mar también tiene su protagonismo en estas fechas puesto que el agua suele tener una buena temperatura en estas fechas y miles de personas se bañan simbolizando el bautismo, de ahí el nombre de San Juan, el apóstol que bautizó a Cristo.

En la capital gaditana es costumbre celebrar la "Quema de los Juanillos" y se celebra un concurso popular de éstas quemas. Durante la tarde-noche del 23 de junio un jurado del ayuntamiento suele visitar todas las quemas inscritas en la edición, concediendo a continuación diferentes premios. 

El recorrido de estas quemas, que suele estar densamente poblado de público, está amenizado por una Agrupación Musical o Banda de Música, pero actualmente son mas bien charangas, que recorren los distintos barrios de la ciudad gaditana mientras se queman los muñecos con alusiones a diferentes acontecimientos o personajes de la ciudad o el país, los llamados "juanillos"son confeccionados por los vecinos, asociaciones o entidades. Al final de la fiesta se celebra con el lanzamiento de los fuegos artificiales desde algunas de las fortificaciones de la ciudad.

Durante mucho tiempo, Cadiz ha tenido sus propias tradiciones particulares que recordamos para que todos podemos realizarlas y no deberíamos perder la ocasión de realizar, como son las siguientes:

1. La leyenda dice que si saltamos tres veces sobre una hoguera o nos bañamos en el mar en esa noche, nuestro cuerpo y nuestra mente se purificarán y renovarán para el resto del año.

2.Otra tradición típica de Cádiz son los preparados de agua perfumada que sirve para purificarse la cara. Para su preparación se mezcla .tomillo, romero y laurel.

3.Dicen que la fiesta debe durar hasta la salida del sol, para esperar que éste proyecte la nueva sombra de sus seguidores para así tener un buen año.

4. Los gaditanos tenemos que poner alguna vela blanca encendida en la ventana del salón y dejarla toda la noche hasta que esta se consuma y al amanecer podamos atraer a  la buena suerte y alejar la oscuridad que impide ver lo realmente importante y rechazar lo que nos disgusta y nos hace verlo todo negro, cogéis la comparación.

Por supuesto, ni que decir que esta es una fiesta popular y tanto la iglesia como los políticos suelen usarla en su propio beneficio y pongo dos ejemplos:

El alcalde pedáneo de Benamahoma, en Grazalema (Cádiz), Joaquín Ramón Gómez (PSOE) se vio obligado a dimitir tras las duras críticas recibidas, incluso por sus compañeros de gobierno, tras organizar un acto de brujería la pasada noche de San Juan en la plaza de toros del municipio.

La intención de Gómez era purificar el lugar donde fueron fusilados 150 vecinos de la localidad durante la Guerra Civil. Para ello, contrató los servicios de "una bruja buena", se montó una gran fogata y se celebró el ritual mágico con gran expectación y publicidad. 

Sin embargo, parece que la iniciativa del alcalde no fue bien recibida y entendida por algunos colectivos ya que tanto el Movimiento para la Recuperación de la Memoria Histórica y su propio equipo de Gobierno,  no entendieron la razón de ser de aquel espectáculo.

Otro de los frentes abiertos en contra ha sido con la parroquia de la pedanía. "No es el ritual apropiado y mucho menos si se celebra a pocos metros de la iglesia", dijo al respecto el párroco Jozef Lewsczyk, de origen polaco a un periódico gaditano. Indignado, el sacerdote puso en conocimiento de la alcaldesa de Grazalema -la también socialista María José Lara- su preocupación a la que dijo que "o el alcalde pedáneo cambia de forma de actuar con la iglesia o yo voy a denunciar públicamente este acto que incita a la brujería, al igual que otras muchas cosas que suceden en la parroquia".

En un periódico de tendencia católica publicado en Internet, pusieron el siguiente titular: "Auge de los ritos neopaganos en la noche de San Juan" este periódico digital ponía el grito en el cielo de lo que se ha convertido una fiesta católica y religiosa en un espectáculo similar a Halloween.

Me guardo me opinión pero solamente decir que estos dos ejemplos son un buen reflejo de lo mal que va el país. Así que, no importa si no es usted cristiano, tiene donde elegir. Pero no se olvide de «quemar lo malo» y comenzar el lunes con lo bueno. Por si acaso.

Comentarios