EL TERROR DE LAS AGUAS GADITANAS. EL SUBMARINO SCIRÈ.

El estrecho de Gibraltar siempre ha sido un lugar muy codiciado durante los periodos de guerra ya que es un paso obligado para entrar en el mediterráneo y durante la Segunda Guerra Mundial, las tropas aliadas, inglesas y americanas, tenían autentico temor al pasar por las costas gaditanas puesto que dichos buques solían ser hundidos por submarinos alemanes e italianos. Así pues, la mayoría de los buques de guerra solían cruzar las aguas gaditanas en estado de alerta general durante la guerra.

Prácticamente, todos los bandos sabían que la peculiar "neutralidad" del régimen dictatorial de Francisco Francos era solo una fachada ya que nunca ocultaron sus alianzas con los regimen fascistas de los alemanes e italianos así pues no resulta sorprendente que en junio de 1939, el jefe del estado mayor de la regia marina, Ammiraglio Di Armata Paraguari, pidiera el apoyo español para que submarinos italianos fondearan en las costas de Huelva y Cadiz durante breves periodos de tiempo.

Esta petición se realizo porque, la regia marina italiana, no estaba preparada para una contienda en el Atlántico y necesitaba que sus submarinos fondearan en puertos de dicho mar pero, por esa zona, no había territorios afines así que solían improvisar áreas de descansos en playas de Huelva y Cádiz.

Se realizaron varias campañas pero el mas curioso y exitoso de esos submarinos italianos, en aguas de la bahía de Algeciras y Gibraltar las realizó el submarino SCIRÈ al mando del capitano di corvetta Junio Valerio Borghese, un submarino que estaba, curiosamente, botado en la Bahía de Algeciras desde abril de 1940.

Pero sus escaramuzas comenzaron en mayo de 1940, cuando en la Bahía de Algeciras estaba la presencia del portaaviones Ark Royal y los cruceros Renown y Sheffield de la marina británica y estos buques se convirtieron en los objetivos del Scirè.

Sin embargo, tengo que hacer constar que por esta época, el gobierno de Franco ya se había declarado país neutral durante la contienda y, por tanto, tenia que autorizar obligatoriamente el fondeamiento en sus puertos tanto de buques del eje como de los aliados.

Así pues, el capitán del Scirè supo del fondeamiento de estos importantes buques y ordenó a su tripulación a que volvieran a bordo del submarino ya que, la mayor parte de la tripulación estaba pasando unos días de asueto en la ciudad gaditana, tal como informaban la prensa de Gibraltar; pero las ordenes eran las ordenes y toda la tripulación fue trasladada al submarino en el petrolero Fulgor de manera secreta.

Por consiguiente, una vez embarcado en el submarino, el capitán del Scirè vio que toda la operación había sido en balde, ya que los tres buques de guerra habían partido con rumbo al Atlántico a la caza del famoso buque insignia alemán, el Bismarck. Entonces el Scirè dirigió sus miras a un mercante ingles pero no tuvieron mucho éxito ya que tuvieron problemas mecánicos en el submarino y decidieron regresar a Italia, vía España.

Sin embargo, en julio de 1942, la mala racha del submarino cambio cuando el alto mando de la marina italiana decidió cambiar de estrategia con el Scirè y creo los buceadores del Gruppo Gamma que disponían del apoyo del petrolero Fulgor y del buque Olterra, un buque cisterna habilitado para servir de base lanzadera a los ataques realizados por buceadores y los Maiali (torpedos humanos).

Para rematar las operaciones del Gruppo Gamma, los Maiali tenían emplazamientos terrestres en varias casas secretas de la Línea de la Concepción y de Algeciras, denominadas Villa Carmela y Buen Retiro, estas casas eran simulaciones de residencias de pescadores que se encontraba en las cercanías de la costa.

Por tanto, la noche del 13 al 14 de julio de 1942, trece buceadores abandonaron Villa Carmela con dirección a la playa, fueron recogidos por el submarino Scirè y colocaron una serie de cargas explosivas en los cascos de los mercantes Baron Douglas, Empire Snipe, el Meta y El Shuma logrando provocar el hundimiento de todos los buques.

Pero los miembros del grupo Gamma fueron todavía mas osados y el 15 de septiembre de 1942 decidieron hundir el mercante Ravens Point que fue destruido por tres buceadores mientras iba en curso hacia el Océano Atlántico, una puesto las cargas explosivas se retiraron a su vivienda del Buen Retiro y desde la costa vieron como se hundía el buque mercante ingles.

Por fortuna para el bando aliado, el submarino Scirè tuvo nuevas ordenes del alto mando italiano y se traslado a las costas de Haifa, donde los italianos planeaban un ataque al puerto del mismo nombre, donde se aprovisionaba de combustible los buques del Ejército británico pero los ingleses lograron descifrar el código empleado por los italianos e interceptaron los mensajes entre los italianos y los alemanes ocasionando que un comandante de la costa ordenase a un escuadrón de artillería prepararse para disparar, y solo cinco minutos después, dos rondas de disparos alcanzarían al Scire, dejando a 50 de sus tripulantes muertos y el submarino hundido por los británicos.

Por supuesto, otro submarino italiano de la clase Scirè continuó  con las incursiones de sabotaje en buque aliados hasta el 4 de agosto de 1943, donde los buceadores y Maiali del submarino Italiano hundieran varios buques mercantes algunos tan emblemáticos como el trasatlántico Alexandria en las costa de Egipto pero sus mayores logros fueron en las costas gaditanas donde hundieron los buques americanos Pat Harrison, un buque de tipo liberty y los mercantes ingleses Camerana y Mashed y el buque cisterna Thorshovdi que solían pasar por el estrecho de Gibraltar.

Por desgracia para los italianos, el curso de la guerra cambiaría y su capitán Junio Valerio Borghese, aunque no fue acusado de crímenes de guerra si fue acusado de colaboración con los nazis, siendo condenado por las nuevas autoridades a 12 años de cárcel, liberado en 1949 por la Corte Suprema de Italia.

Eso si, nunca abandono sus ideales fascistas, teniendo varios problemas al respecto, cuando en marzo de 1971, Borghese fue acusado de planificar un golpe de estado siendo descubierto y huyendo a una tierra que años atrás le había dado muchas alegría, Cadiz, donde estuvo oculto y marginado de la política de su patria italiana, cayendo lentamente en el ostracismo paseando por las playas de Conil de la Frontera y muriendo en agosto de 1974, en extrañas circunstancias en el Hospital Puerta del Mar de Cadiz aunque de la vida de este personaje ya hablé brevemente en otra entrada anterior que puede consultar aquí.

FUENTES CONSULTADAS: WIKIPEDIA, FORO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, COLECCIONABLE DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL DEL DIARIO EL MUNDO, DIARIO DE CADIZ, EL MUNDO, ABC Y DIVERSOS PERIÓDICOS HISTÓRICOS.

Comentarios