LA CAPILLA DEL CASTILLO DE SANTA CATALINA.

El Castillo de Santa Catalina de Cadiz es uno de los lugares mas interesante de la ciudad tanto por las diferentes exposiciones que ofrecen como por todo el conjunto de edificios que tiene el Castillo.

Cristobal de Rojas.
Así pues, en esta entrada me centraré en la capilla. Por supuesto, como no puede ser menos en este blog, me fijaré mas en sus enigmas y curiosidades históricas.

Sin embargo, antes de entrar en materia voy a relatar otras curiosidades relacionadas con el castillo gaditano.

En primer lugar, el castillo fue construido en 1596 tras el saqueo anglo-holandés de la ciudad por el ingeniero de Felipe II, Cristóbal de Rojas, un personaje bastante controvertido y heterodoxo. Indicar también que el castillo constituye una importante muestra de la arquitectura militar de la Edad Moderna por su complejidad y ha llegado hasta nuestros días sin graves alteraciones.

Por consiguiente, destacar que tiene una construcción pentagonal teniendo tres puntas hacia el mar, a manera de corona y dos hacia tierra, presentando dos niveles en sus estancias. El castillo cuenta con una sola entrada al recinto donde podemos ver en el centro, el patio de armas y, a su alrededor, diferentes fortificaciones. Todas las estancias actualmente son usadas como salas de exposiciones de pintura, fotografías entre otras cosas. A la derecha, tenemos mas estancias y salas para uso artístico, didáctico y demás exposiciones y eventos y a la izquierda la capilla.

El castillo esta protegida por dos baluartes y un foso que regulaba su nivel de agua mediante esclusas. Un puente fijo da acceso a la sencilla puerta, protegida por un cuerpo de guardia superior, bajo el que una inscripción conmemora la conclusión de la obra, durante el reinado de Felipe III.

Pues bien, la capilla fue construida en 1693 por Carlos II, injustamente conocido por el Hechizado, ya que la historiografía del siglo XXI pone en duda ese mito e incluso la mala salud del rey.

hypatia de Alejandria.
Solo era una persona que apenas recibió educación necesaria para el oficio de rey y fue siempre débil de carácter, irresoluto y voluble en una España, retrasada y dominada por el fanatismo, la brujería y el oscurantismo.

Detalle curioso.
Por tanto, no debemos extrañarnos los enigmas y el simbolismo que tiene la capilla del Castillo. Un pequeño edificio exento ubicado a la izquierda junto a un grupo de palmeras, con un rústico pabellón alargado y porticado que aparece ocupando todo el frente principal, y otras dependencias complementarias que se distribuye en dos plantas y se adentra hacia la zona de la derecha.

Originalmente, la capilla fue dedicada a Santa Catalina de Alejandría y a la Purísima Concepción teniendo en cuenta que dicha representación es bastante controvertida ya que diversos autores e investigadores han puesto en tela de juicio la existencia histórica de Santa Catalina de Alejandria que ven en su figura, dos interpretaciones muy diferente la que actualmente considera la iglesia católica; por un lado, tenemos algunos autores así como de un sector de la iglesia católica, sobre todo, desde 1961 que consideran a la virgen como una mera réplica literaria de la gran filosofa, maestra y matemática pagana, igualmente alejandrina, Hipatia de Alejandria.

Autores como Harold T. Davis confirma que "la investigación asidua no ha logrado identificar a Catalina con ningún personaje histórico" y ha teorizado que Catalina fue un invento inspirado como contrapartida a la historia de la filósofa pagana Hipatia.

Todo esto llevó al papa Pablo VI, en 1969, ha excluirla del calendario litúrgico de la Iglesia Católica y nuevamente incluida, inexplicablemente, por el papa Benedicto XVI.

Por supuesto, otro detalle a destacar es que Santa Catalina de Alejandría es la patrona de los escolares y estudiantes, filósofos, prisioneros y todos los oficio que cuentan con las ruedas (carreteros, molineros, traperos, hilanderas, ciclistas, etc). ¿Que casualidad?, Todo hace indicar las semejanza con Hipatia de Alejandria inmortalizada actualmente por la película de Alejandro Amenabar, Agora, que pueden consultar su trailer en este enlace para conocer quien fue este personaje histórico.

Pero existe otra versión, ya que otros autores y la sociedad "secreta" de la Masoneria indican que podría tratarse de otra deidad pagana, la diosa griega, Hékate y que fueron los antiguos cristianos gnóstico y de corrientes esotericas quienes trasmutaron a Hékate en la figura de santa Catalina de Alejandría y, ¡otra casualidad!, hay que tener en cuenta que Catalina en griego es "Ekaterina", curioso ¿verdad?.


Fotografía del retablo de la capilla original en Santa Catalina.
Fotografía de Juan Antonio Ramirez del Rio.
Por supuesto, la capilla ha sufrido continuas restauraciones pero lo esencial se conserva puesto que siempre ha sido una instalación militar con pocas modificaciones así pues la entrada es muy sobria, presenta un alerón apoyado en pilastras y una pequeña espadaña, entrando en la capilla hay que fijarse en el suelo ajedrezado bastante característico así como en la nave cubierta con una sola bóveda de cañón.

Por otro lado, cabe destacar su uso como zona de enterramiento, destacando las dos inhumaciones infantiles situadas a los pies del altar y el pequeño coro con una ventana que ilumina la estancia y que destaca pues a determinada hora, a mediodía, ilumina con su rayo, el altar con un retablo barroco de la escuela de Saavedra que ha perdido el dorado después de múltiple capas de pintura y barnices, donde se veneraban la imagen de Santa Catalina de Alejandria, San José, San Agustín, San Francisco de Asis y San Diego de Alcalá.

Detalle del retablo.
Igualmente contaba con otras piezas artísticas de interés, tallas y objetos de culto que fueron trasladados al Gobierno Militar y a la Capilla Castrense.

Actualmente, el altar esta presidida por otra imagen, la Virgen del Buen Camino, encontrada en el castillo de San Sebastian y restaurada por el Ayuntamiento de Cadiz. Una imagen también curioso pues fue promocionada en su devoción por la Compañía de Jesús entre los siglos XV y XVI. pero que tuvo su origen, en el año 425 dC, por la familia romana Astalli que erigió un santuario a la Virgen María en el distrito séptimo de la antigua ciudad de Roma, conocida originalmente como la "Madonna degli Astalli", (la virgen de la familia Astalli) llamada posteriormente como la Madonna Della Strada (la virgen del camino).

La Virgen del Buen Camino
La pequeña talla es de estilo gótico tardío, que representa a una Virgen con el Niño Jesús que sostiene una paloma en su mano. La imagen, labrada en mármol, fue llevada a la ermita del Castillo de San Sebastián en el siglo XVI por un matrimonio devoto de quien se conoce que se dedicaron perpetuamente al servicio y culto de la imagen en la ciudad.

Se trata de una de las obras escultóricas más itinerantes que ha tenido la ciudad, como se demuestra en el hecho de que, en sus orígenes, acompañaba a los navegantes protegiendo a la Flota de Indias. curiosamente si se fijan a la figura del Niño Jesús que sostiene a la Virgen le faltan los pies. Se presupone que el navegante gaditano Sebastián Salas, familia del presbítero Zapata, quiso llevarse la imagen en uno de sus muchos viajes, tal como lo habían intentado otros comerciantes. Al no permitírselo, cortó los pies del infante para que al menos una parte le acompañara y diese protección a la travesía.

Por ultimo, indicar que la ubicación de este castillo, según diversos textos clásico y en los distintos yacimientos arqueológico, es donde se ubicaba el famoso templo de la diosa fenicia Astarté, asimilada después como Venus por los griegos y Juno por los romanos.

Por consiguiente, nos encontramos con un recinto bastante mágico, un autentico lugar de poder para pasear una buena mañana primaveral o veraniega y disfrutar de sus exposiciones y eventos sabiendo toda la historia que guarda sus muros y piedras ostioneras.

FUENTES CONSULTADAS: DIARIO DE CADIZ, EL PAIS, WIKIPEDIA, HISTORIA DE CADIZ, DIVERSAS PUBLICACIONES DE LA UCA (UNIVERSIDAD DE CADIZ), LAS PAGINAS WEB: TURISMO DE CADIZ, GENTE DE CADIZ Y CADIZPEDIA.

LAS FOTOGRAFÍAS SON PROPIEDAD DE FERNANDO SOTO TRUJILLO.

Comentarios