EL CALLEJÓN DE CHANTRE....DIGO....DE LOS PIRATAS.

En el Barrio del Populo ya hemos visto otras calles llenas de historia, magia y fantasía con historia fabulosas y en esta entrada sigo en la misma senda con otra calle con un nombre también muy característico, el Callejón de los Piratas.

Para empezar esta historia tenéis que leer esta otra historia, LOS PIRATAS DEL DEFENSOR DE PEDRO. ya que tal como se cuenta en la entrada, en esta calle pudo ser donde se refugiaron los piratas del defensor de Pedro que dio origen a los típicos duros antiguos gaditanos.

Sin embargo, la realidad es otra y la denominación actual es relativamente joven ya que tradicionalmente esta calle siempre ha tenido una denominación mas religiosa y mucho mas antigua, pues era conocida como Calle Chantre y esta nomenclatura puede remontarse hasta el año 1419 pero dicha denominación duró hasta 1855, cuando el consistorio de la época decidió cambiarla por Terán permaneciendo con esta denominación hasta 1873 que decidieron renombrarla como calle Pombal.

Pero, datos consultados indican que a partir de 1913, mas o menos, puesto que no se sabe con exactitud, la calle recupero su nombre inicial de Chantre permaneciendo con esta nomenclatura hasta que en 1979, el ayuntamiento decidiera ponerle el poético nombre de Callejón de los Piratas puesto que, según parece, tenían referencias que indicaban que en 1860 aquella calle se llamaba de esta forma.

Por consiguiente, el origen de la calle como Chantre es difuso puesto que la documentación al respecto es poco fiable pero a partir del S XVI es cuando los distintos investigadores e historiadores consultados determina el origen de dicho nombre.

Según parece, aunque algunas fuentes indican que dicho nombre podría deberse a un apellido, todo hace indicar que se debió a un cargo eclesiástico puesto que esta calle se hallaba dentro de las murallas de la ciudad, en lo que se denominaba el barrio eclesiástico, con la plaza de Fray Félix como epicentro y en función a la situación de la catedral vieja y el palacio episcopal.

Así pues, dicha calle pudo ser los terrenos de alguna autoridad eclesiástica como el Chantre de la catedral que, según la santa wikipedia, "Es un cargo que designaba al maestro cantor o del coro en los templos principales, especialmente en las catedrales".

Aunque dicho termino es ampliado en la enciclopedia eclesiástica que lo define como "dignatario eclesiástico, a veces un oficial administrativo o ceremonial, tenía varios deberes: era el cantor principal o dirigente, quien los domingos y en las grandes fiestas entonaba ciertas antífonas, salmos, himnos, responsorios, etc; le daba el tono al obispo y deán en la Misa, interpretaba las rubricas y explicaba las ceremonias, ordenaba de modo general el Oficio Divino y a veces componía himnos, secuencias, y lecciones de los santos. Era llamado variablemente como capiscol. Por ultimo, en la jerarquía eclesiástica, estaba clasificado cercano al deán y, a veces, próximo al archidiácono".

Curiosamente, esta calle era mucho mas grande e incluso tenia una bifurcación que llevaba hasta la calle del pasaje Arco de la Rosa pero fue cerrado en 1962 a petición de Sor Melchora Jiménez Librada, Superiora de la Comunidad de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, del Colegio de San Martín de Cádiz, que solicitó al ayuntamiento el cierre "para siempre de su callejón" aduciendo que llevaba ya siete años cerrada, desde 1955, por motivos de obras en el colegio y que dio origen a un misterios y/o leyenda urbana que ya contaré en otra entrada.

Este hecho causó mucha habladurías en la ciudad pero en los tiempos grises que corrían, se puso un tupido velo, siiii otro mas, en la historia gaditana.

Así pues, con todo el poder de la iglesia detrás la superiora intenta en agosto de 1962 y después, ante el silencio del consistorio, un mes mas tarde, se solicita nuevamente por parte del colegio, primero al alcalde y después al secretario de este, un informe para que el arquitecto municipal compruebe la utilidad y necesidad de la calle denominada Chantre.

Efectivamente, el 16 de octubre, el arquitecto municipal D. Manuel Fernadez Pujol afirmó que el cierre por ambos extremos de la calle Chantre no implica perjuicio para la ciudad y que desde el punto de vista urbanístico no resuelve ningún problema ni es de necesidad la existencia del citado callejón y cedería dicho callejón al colegio y a la comunidad de las hijas de la caridad.

Todo ello fue recogido en la prensa y en el boletín oficial de la Provincia sobre la inutilidad de dicha calle. Finalmente la aprobación del cierre es publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Cádiz, número 274 de 30 de noviembre de 1962.

Posteriormente, la calle pasó a llamarse Terán, en memoria del dominico, Joaquin Gonzalez de Terán, nacido en Cadiz el 24 de octubre de 1741 en una calle tan señera como la calle Botica, en el mismísimo barrio de Santa Maria. Fallecería en el Puerto de Santa Maria, el 17 de octubre de 1819 ejerciendo el cargo de Obispo.
ABC - 14 Enero de 1964.

Como he dicho a partir de 1873 se rotularía la calle como Pombal aunque no he podido recabar referencia histórica de las razones de dicho nombre. Para terminar, durante la Segunda República el consistorio decidió darle nuevamente su nombre original, "que cosas ¿verdad?" de Chantre hasta que el gobierno municipal de 1979 decidiera darle el actual nombre de Callejón de Los Piratas.

Para terminar algunas otras curiosidades entorno a esta calle que, aunque parezca una calle poco transitada, tiene varias curiosidades que sirven de excusa a muchas personas para cruzarla.

En primer lugar, esta calle es usada como camino para llegar a la Iglesia de Santa Cruz, sobre todo, los viernes para visitar a los diferentes Cristos de las cofradías que radican en dicha parroquia. Igualmente, esta calle es paso obligado desde la iglesia de Santiago para los peregrinos que realizan el camino de Santiago por la vía Augusta y que se encuentra señalada con las características flechas amarillas.

En fin, una calle injustamente tratada por el paso del tiempo que hoy día es conocida por una denominación relativamente reciente y sesgada en parte urbanisticamente por cuestiones de propiedad y cierto "¿abuso?" religioso.

FUENTES CONSULTADAS: DIARIO DE CADIZ, ABC, ENCICLOPEDIA ECLESIASTICA CATOLICA, LA VOZ DIGITAL, MEMORIA DE CADIZ, EL TRABAJO REALIZADO POR JUAN M. PAJUELO SAEZ "EL SECUESTRO DEL CHANTRE. HISTORIA DE UNA CALLE" 

Comentarios