EL MOLINO DE MAREA LA ROQUETA/ SANTIBAÑEZ.

Hace ya unos meses una lectora (Flora) me indico pista sobre una bella historia sobre unas ruinas que se pueden ver enfrente de la base militar de Torregorda en la zona de Santibañez. Y aunque pueda parecer lo contrario me encontré con una buena historia de una de las pocas propiedades productiva perteneciente a un convento fuera de la ciudad gaditana.

Dichas ruinas pertenecen a uno de esos molinos de Mareas en la zona de Santibañez dentro del parque natural de Las Salinas.

En dichas ruinas se pueden ver las siguientes edificaciones. Un molino de mareas de tres piedras, cuya planta es en forma de "L" con un estanque de grandes dimensiones, algunas compuertas de aliviadores y tres arcos con cubos para las ruedas motrices. Todo ello está dispuesto perpendicularmente a un caño de entrada de agua y construido en bloques de piedras típicas ostioneras.

Fotografía del Blog de Manuel.
Actualmente, se conservan dos piedras de molino, una solera y otra corredera de piedra pero su estado presenta una conservación bastante deteriorado y casi en ruinas. Según parece, el molino de marea o mareales aprovechaban la fuerza de las mareas para hacer girar las piedras y realizar la molienda de los cereales, en este caso, de trigo.

Los molinos de este estilo son viejos conocidos en la historia ya que existen referencias tanto en Mesopotamia como en distintos reinos musulmanes como los molinos existentes en Basora pero la existencia de estos molinos no aparecieron en la Bahía de Cádiz hasta el siglo XV, donde se llegaron a construir mas de 20 molinos de marea.

Fotografía del Blog de Manuel.
Sin embargo, el molino de marea que nos ocupa tuvo una larga existencia y bastantes propietarios según la información recabada en distintas fuentes.

Por ello, tengo que decir que solo haré una mención breve de cada propietario y nos centraremos cuando fue propiedad del convento gaditano tal como me indicó mi lectora.

Su primer propietario fue Don Nuño de Villavicencio (señor de Jerez y tanto el como su familia eran seguidores del Rey Don Pedro de Castilla. Servidumbre que le perjudicaría puesto que en la batalla de Nájera su casa y su fortuna fue arrebatada por los partidario de Don Enrique, quedando este arruinado mientras el resto de su familia tuvo que partir a un solar en Leon. Posteriormente el rey Don Juan les favoreció económica y socialmente con diferentes títulos y prebendas como la Orden de Santiago, la Orden de Calatrava y la Orden de Alcántara entre otros).

Pero en 1614 la propiedad fue vendida a Don Alonso Villarreal ("según he podido saber un comerciantes gaditano") pero lo tuvo que vender nuevamente a un colega suyo pasando luego por diferentes propietarios hasta que Fernando de la Cerda y Olivares (uno de los promotores junto con su esposa  Constanza Dávila para que dicha orden se estableciera en Cadiz) lo donaría en herencia al Convento de los Mercedarios de Cádiz cuyo convento se encontraba en lo que actualmente es el Mercado de la Merced en el barrio de Santa Maria. Las posesiones de la Orden Mercedaria se encuentra algunas actualmente en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced.

El responsable religioso de que esta orden se estableciera en Cadiz fue de don Fray Domingo de los Santos que convencería, con mucho esfuerzo puesto que tenia la oposición del regidor Francisco Aguirre, al obispado gaditano para que dicha orden se pudiera establecer en la ciudad.

La fundación de dicha orden se realizaría el 10 de marzo de 1629, ubicándose en unas casas tomadas a Álvaro de Gramaja, situadas en el Barrio de Santa María. La iglesia se concluiría en 1638.

El título oficial de la Orden es: "Orden de Descalzos de Nuestra Señora de la Merced, Redención de Cautivos Cristianos", o en su forma abreviada: "Padres Mercedarios Descalzos" cuyas siglas eclesiásticas eran: "O.M.D."

Era característico de dicha orden la recolección contemplativa y activa, de modo que ambos aspectos se integran armónicamente y se complementan, como rezaba su lema: "Nadie debe ser tan ocioso que en el mismo ocio no piense en la utilidad del prójimo, ni tan activo que no busque la contemplación de Dios".

Pero volvamos al molino de marea, según parece la Orden Mercedaria cumpliendo con su lema utilizaría el molino para la molienda de trigo que era vendida a los comerciantes de Indias ganando con ello un dinero que supuestamente era usado por la orden que según parece en 1750 se llego a la nada despreciable cantidad de 78 personas.

Por desgracia, el Molino de Mareas de la Roqueta ya que este era el nombre que inicialmente tuvo y que incluso aparece en las cartas náuticas del "Atlas Francés Neptune" de 1762 y que la denomina como la "Moulin de la Roqueta" fue vendido por la congregación mercedaria en 1758 por 30.000 reales de vellón a los hermanos Manuel Pablo y Juan José de Santibáñez y Ochoa.

A consecuencia de este cambio de titularidad el molino de la Roqueta pasó a llamarse Molino de Santibañez. Aunque resulta curioso el baile de nombre que ha tenido este molino en toda su historia así pues tenemos otras denominaciones como Arrierillo, Larraque y de la Merced hasta el actual Santibañez siendo por supuesto el que mayor duración tuvo su denominación de La Roqueta.

Curiosamente, en 1810 este molino no solo fue usado para moler trigo ya que también sirvió de fortín de defensa y por ello resulta característico algunas de las ruinas de dicho molino donde tiene estructuras de artillería ya que se uso puntualmente para defender el desembarco realista contra los sublevados de Riego en 1820 y que, a finales del siglo XIX, don Juan de la Cruz Martín solicitó autorización para la construcción de un muelle embarcadero junto al mismo.

Todo estos cambios de nombres y los posteriores acontecimientos ocurridos en Cadiz en el siglo XIX hacen muy complicada la propiedad del molino ya que pasaron por bastantes titulares pero si se puede decir que en la Guia rossety "Guía de Cádiz, San Fernando y el Departamento de 1854" se cita este molino de Santibá­ñez como molino harinero de 3 piedras.

Sin embargo en la misma guía pero en su edición de 1881 aparece como molino de sólo 2 piedras. El estudio sobre el terreno que han realizado diferentes investigadores demuestran que existen tres canales de desagüe con sus respectivos cubos donde se alojaban los tres rodeznos.

Posiblemente en el tiempo que va de 1857 a 1881 algunos de los mecanismos de una de las piedras sufrieran algún deterioro que lo inutilizara o dejara de funcionar por cualquier otro motivo desconocido.

Otro autor es la Guia Madoz que indica sobre este molino "No hay en el término mas molinos harineros que los dos muy buenos, con corrales de pesca, situado en su límite, movidos con las aguas del r. Arillo; uno de 12 piedras que toma el nombre de éste r. y se halla a la der. del camino de Cádiz a San Fernando, y el de Santibáñez a la izq."

Así pues, con la orden de exclaustración de religiosos, el convento de la Merced quedó desierto y abandonado. Este hecho fue aprovechado por Diego F. Gregory que solicitó del cabildo municipal el arrendamiento del solar para montar la Fábrica de Gas de los Señores Zacheroni y Cia.

Sin embargo, el señor Lebón, concesionario de la anterior compañía, ofreció devolver la propiedad y lo que quedaba del convento antes del 21 de diciembre de 1867, garantizando tal afirmación con una fianza de 75.000 ptas.

Así pues, el convento fue derribado en 1867 para abrir una plaza pública aprovechando la desarmotización de Madoz mientras que el ayuntamiento se incautó del templo mercedario mediante una declaración el 13 de junio de 1873 poniendo a subasta algunos de los enseres del convento y trasladando otros a la actual iglesia de Nuestra Señora de la Merced.

En cuanto el molino de marea ha pasado a diferentes propietarios desde entonces tal como indique anteriormente hasta la época actual que se encuentra abandonado y semiderruido dentro del Parque de la Bahía de Cadiz, propiedad de la Junta de Andalucía.

FUENTES CONSULTADAS: PATRIMONIO INMUEBLE DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA, LAS PAGINAS Y BLOG; EL BLOG DE MANUEL, PATRIMONIO DE LA ISLA, LA PAGINA OFICIAL DE LA ORDEN DE LOS DESCALZOS DE NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED, LOS PERIÓDICOS LA VOZ DIGITAL, DIARIO DE CADIZ, WIKIPEDIA Y LOS LIBROS:


Comentarios

  1. Hola Fernando. Me he emocionado !!!!
    Que alegría !
    Has confirmado el comentario que hace años nos hizo un marinero cuando visitamos esa zona. Me rondaba siempre cuando paso diariamente por la autovía.
    Por fin gracias a esa virtud que tienes de investigar y descubrir retazos de nuestra historia, he podido despejar mis dudas
    Gran historia!
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flora. Gracias que te haya gustado esta historia y emocionado puesto que me tenias asustado que no me dejaras ningún comentario. Por cierto, me encantaría ver tu flor entre los seguidores del blog, por supuesto si quieres y te interesa. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario