CUANDO NOS VISITARON LOS SAMURAIS.

Considerado otras de esas visitas anecdoticas y curiosas de la historia de Cadiz y de España gracia al esplendoroso pasado del imperio español que tuvo contacto prácticamente con todas las culturas del mundo y es por ello que la bahía gaditana ha tenido la afortunada o desafortunada suerte de recibir a ilustres culturas como la vikinga, la egipcia, la judía e incluso la que ahora nos centraremos la japonesa medieval y milenaria.

Pero antes de centrarnos en el contexto local os dejo este interesante vídeo que explica como se gesto la visita de tan ilustres personajes nipones.


Como se indica en el vídeo, esta visita ocasionaría la germanización de un apellido los Japón, un raro apellido presente en la provincia de Cadiz desde 1788 en San Fernando después que dos sevillanos de Triana se trasladaran a San Fernando gestando un hijo platero Jose Japón Ruiz que se instalaría en San Fernando 1810 y generando una estirpe familiar gaditana con dicho curioso apellido.

Por supuesto, aunque la mayoría de las personas apellidadas Japón viven en Coria del Rio, la localidad de San Fernando todavía tiene personas que se apellidan Japón según la información que he podido recoger.

Pero no nos quedemos en esta anécdota vayamos a los hechos que tuvieron estos samurais cuando llegaron a Sanlucar de Barrameda aquel 5 de octubre de 1614 cuando una veintena de japoneses arribaron al puerto de Sanlucar de Barrameda.

Toda la comitiva, un total de 22 personas vestidas de samurais fue recibida por el Duque de Medina Sidonia quien les brindo toda clase de agasajos y un cómodo hospedaje todo ello rodeado por la concurrida playa sanluqueña pues corrió la voz por toda la provincia gaditana.

La expedición estuvo comandada por Hasekura Tsunenaga que el reino y la iglesia española le rebautizaría como Felipe Francisco Hasekura en Madrid con el Duque de Lerma como padrino. Aquellas personas venia del Japón medieval, del poderoso señor feudal de Sendai pero con el venia otros ilustres japoneses Date Matasune apodado el Tuerto.

El Duque de Medina Sidonia no reparó en gastos y toda la comitiva fue llevado, según las crónicas de la época en lujosas carrozas y un suntuoso alojamiento en el pueblo sanluqueño donde pudieron disfrutar de las bellas vistas de la costa gaditana durante al menos 15 dias.

Durante su estancia en Sanlucar, los señores de la villa pudieron comprobar su forma de comer, pues no tocaban la comida con las manos sino con pequeños palos (seguramente los típicos palillos chinos) y usaban para la nariz pequeños papeles de seda que no usaban dos veces y arrojaban al suelo y se ponían contentos al ver que los de su alrededor los recogían.

Según parece el Duque de Medina Sidonia aparejaría dos galeras para que la expedición nipona navegara río arriba hasta Coria del Rio y después a Sevilla donde una representación del rey de España les daría la bienvenida y les acompañaría a Madrid.

Biblioteca Capitular Colombina 
Una vez que estuvo todo preparado en Sevilla, la comitiva nipona puso rumbo a Sevilla remontando el rio Guadalquivir hasta que llegaron a Coria del Rio donde lujosas carrozas les llevaría hasta Sevilla. Según las crónicas, llegarían el Miércoles 23 de octubre de 1614 años el embajador de Japón "Faxera Recuremon", enviado por el rey de Boju, "Joate Masamune".

Traducción del escrito
anterior.
Curiosamente, una parte de la comitiva japonesa, la militar, formada por una especie de 30 soldados japoneses con cuchillas así como doce flecheros y alabarderos con lanzas pintadas y sus cuchillas de "abara" se marcharon al día siguiente de desembarcar de Sanlucar rumbo a Coria del Rio.

Allí fueron recibidos por los señores don Bartolomé Lopez de Mesa y don Pedro Galindo que estuvieron esperando al resto de la comitiva diplomática. La entrada en Sevilla fue por la puerta de Triana donde serian trasladado al Alcázar de la ciudad donde se hospedarían en toda su estancia en Sevilla.

posteriormente se trasladarían a Madrid donde serian recibido por el rey Felipe III y en enero de 1615, Hasekura le entregaría al rey español una carta de Date Masamune y hablarían de negocios comunes así como de entrega de regalos mutuos.

Scipione Amati,
Historia dil Regno di Voxi
Así pues, entre las actas del cabildo hispalense se hace constar que los embajadores dejaron como presente y testimonio de la visita una katana y un wakizashi, armas que por desgracia se perderían su huella apenas medio siglo después. Los historiadores no se ponen de acuerdo que pasaría con todas estas armas y armaduras ya que sólo se conserva en el Palacio Real dos conjuntos de esta época, la llamada armadura "Usukurenai Ito Odoshi Dou Maru" increíblemente no están expuesta y aún todavía por catalogar definitivamente, así como el conjunto llamado "E-134" donde solo esta expuesto un kabuto y una espuelas perteneciente al conjunto "E-136" de una silla de montar, hoy perdida.

Posteriormente la comitiva se trasladaría a Roma que serian recibido por el papa en noviembre de 1615 donde Hasekura entregaría una carta en la que solicitaba el comercio entre Japón y México y el envío de misioneros cristianos a Japón.

De vuelta a España, Hasekura se encontraría de nuevo con el Rey Felipe III donde ya no era tan diplomático y no firmaría el acuerdo comercial, basado en que la misión japonesa ya no aparentaba ser una misión oficial puesto que en Japón se había promulgado en 1614 un bando que ordenaba la expulsión de todos los misioneros de Japón, y que había empezado la persecución de los cristianos en aquellas tierras.

En el traslado a Coria del Rio algunos japoneses desertarían quedándose en la ciudad y siendo acogido inicialmente en el convento del franciscano Luis Sotelo que poseían en Sanlucar de Barrameda. Después la mayoría de estos japoneses, unos 600 según diversas crónicas, se asentarían en Coria del Rio apellidándose Japón.

Hasekura embarcaría en el puerto de Sanlucar rumbo a Méjico, el 9 de julio de 1617 en la Flota de Nueva España al mando del general Juan de Salas y Valdés. Una vez en Méjico se trasladaría a Filipinas, y de allí proseguiría su viaje a su tierra, Japón. Fracasado, moriría en 1622 enterrándose en el templo budista de Enfukuji en Miyagi.

Curiosamente, las relaciones sociales y comerciales entre Japón y Andalucía así como de España en general son fluidas, tal como quería Hasekura ya que la gastronomía andaluza ha encandilado a los japoneses y la inversión japonesa en bodegas de Jerez (el fabricante japonés de bebidas espirituosas Suntory compraría en 2014 las bodegas Domecq que posteriormente las vendería por 275 millones al billonario filipino Andrew Tan propietario del grupo filipino "Emperador")  han hecho que el vino de jerez sea muy apreciado en las mesas familiares de Japón.

Igualmente, la ciudad de Jerez esta hermanada con la población de Kiyosu desde el 19 de enero de 1994, tal como pueden ver en este video. También ya existen catadores y especialistas nipones del vino de Jerez como Yoko Kamiya que llegó a afirmar “Soy sumiller de vinos franceses, pero cuando me piden algo distinto recomiendo un fino de Jerez” pero también de Yoshiko Akehi autora especializada en vinos españoles y delegada en Japón del Comité del Vino de Jerez y por ultimo al Sherry Club, un mítico bar situado en el céntrico barrio de Ginza, dedicado en exclusiva a los vinos de Jerez desde la década de los años ochenta.

Por ultimo, los productos españoles como las aceitunas, el jamón y, por supuesto, el flamenco han hecho que la provincia gaditana este presente en este rincón del mundo asiático, terminando con este curioso y divertido vídeo.


FUENTES CONSULTADAS: WIKIPEDIA, LAS PAGINAS WEB: WWW.GENEANET.ORG, M.ELCULTURAL.COM, HEMEROTECA CANAL SUR, WWW.FUNDACIONPUERTADE AMERICA.ORG, BLOG NAVEGACION.WORDPRESS.COM, MARCAESPAÑA.ES, HORAAHORA.WORDPRESS.COM, WWW.UNGANITOPON.COM, WWW.SPANISHWINELOVER.COM, LA VOZ DIGITAL, DIARIO 20 MINUTOS, EL MUNDO, EL ABC, PRENSA HISTORICA, CATALOGO DE LA BNE Y EL LIBRO:

Comentarios