LA MÚSICA Y EL BAILE QUE SIRVEN PARA CURAR.

Durante generaciones, la magia, la tradición y los remedios caseros dominaban la sanidad, sobre todo, en el mundo rural y en las zonas mas humildes.

Esta historia esta llena de folclore, magia y leyenda de hechos y sucesos ya olvidados por muchos. Entre ellas se encuentra la tarantela y/o tarantismo pero antes de comenzar a relatar dicha historia defino que son estos dos conceptos.

Dice la santa Wikipedia que "el tarantismo o tarantolismo es un fenómeno histérico convulsivo, proveniente de antiguas culturas populares". Sin embargo, la historia folclórica tiene otra visión distinta ya que esta enfermedad estuvo muy extendida desde los siglos XIII al XVIII. También es interesante ver el programa de Cuatro Cuarto Milenio dedicado al Tarantismo que puedes ver en este enlace. A como este otro enlace para conocer un poco mas del tarantismo en Italia.

Dicha enfermedad estaba causada por la picadura de la araña "Lycosa tarantula", considerada la araña más grande de Europa. Por tanto, no hay que alarmar ya que, aunque todavía existe esta especie de araña, muy habitual en la zona sur de Europa, el tarantismo hoy día no es considerada mortal ya que existe cura para la picadura.

Por supuesto, en épocas anteriores la picadura de dicha araña era un quebradero de cabeza para la sanidad y causaba terror sus efectos. Así tenemos que en España, la multiplicación de personas afectadas por la tarantela, sobre todo en el ultimo cuarto del siglo XVIII provocara que en 1782 se creara una comisión para intentar solucionar esta epidemia y conocido como el “Expediente de la tarántula” (1787-1807), que vino a reconocer que el baile y la música eran efectivos contra la picadura.

Por desgracia, los historiadores especializados no han encontrado los documentos relacionados donde constaba las anotaciones y la música usada para curar la tarantela pero todo indica que dicha música era "un compás de 6/8 de ritmo binario con anacrusa, predominio del tono menor y que va aumentando en velocidad hasta el final de la danza".

El otro documento relevante nos lo ofrece; el profesor Francisco Xavier Cid publicado en 1787 titulado "Tarantismo observado en España, con el que se prueba el de la Pulla (Apulia)" donde hace una recopilación de la historia del insecto, los efectos de su veneno en el cuerpo humano y las posibles curaciones tanto a través de la música, el modo de obrar ante una persona afectada como la aplicación medica con remedios varios así como el uso del veneno de la araña para aplicarlo como remedio a varias enfermedades.

 En Cadiz, se han registrado de manera documental varios casos de Tarantismo, sobre todo, en cortijos hasta la sorprendente fecha de la década de los 60 del siglo XX. Ya saben, después de la Guerra Civil un halo de oscurantismo y retroceso cultural se expandió por toda la piel de toro aunque a muchos no les guste reconocerlo.

El primer caso del que he tenido conocimiento se daría en el cuartel militar de San Roque en 1775. Según parece, Juan Xavier era un artillero de unos 20 años que fue picado en el vientre por una araña muy grande y negra, con zarpas muy grandes provocandole grandes dolores. Así pues, le hicieron una sangría esa misma tarde.

El remedio no causó efecto sino que hacia las seis y media de la tarde, el muchacho comenzó a realizar toda una serie de movimientos convulsos tanto en su rostro como en el resto del cuerpo con violentos movimientos.

En aquel momento los médicos que le atendieron consideraron que una pulga le había mordido ya que tenia una roncha morada en el vientre. Le realizaron una segunda sangría sin resultado pero durante 15 días el joven estuvo padeciendo aquella enfermedad con enormes fiebres, sudor por todo el cuerpo y dolores.

En días posteriores le realizaron una tercera y una cuarta sangría así como la ingestión de abundante bebidas..... Continuaron en el día 17 con una quinta sangría y la ingestión de "oximiel simple y nitro depurado" mejorando sensiblemente su estado de salud.

Tres días después, estaba recuperado del todo sin fiebre y sin la roncha morada en el vientre. Investigaciones posteriores y publicadas en el libro que podréis leer en este enlace se indica el descubrimiento de la araña conocida como tarántula, sus posibles curas y como se usó libros de origen árabe.

Esto se perfeccionaría con otros casos donde se indicaría que los pacientes se curaban mejor sometiéndoles a una o varias sesiones musicales que debía acompañar con un baile desenfrenado, una especie de baile de San Vito ("de aquí puede venir el dicho"). Es mas, médicos españoles de la época conocieron posibles remedios musicales de sus vecinos italianos, sobre todo de la ciudad italiana de Tarento donde músicos ambulantes aplicaban este singular remedio musical en los pueblos de la comarca ganando auténtica fortunas.

Curiosamente, el rito folclórico y cuasi mágico consiguió los recelos de la iglesia católica y resulta que durante el Concilio de Trento, los religiosos decidieron prohibir el ritmo de la tarantela, al considerarlo diabólico. Así pues, el rito se tuvo que hacer en secreto y alejado de visiones estrechas y religiosas.

En Andalucía, la cura de la tarantela se curaría a través del flamenco que se fusionó a los fandangos de procedencia árabe y popularizándose en los cortijos durante buena parte del siglo XIX y denominadas tarantos o tarantas.  Igualmente, existe un minueto que servia como cura para dicha enfermedad. Entre los muchos conocidos del flamenco que usaron este tipo de palo flamenco se encontraba el "Cojo de la Aleta" de Puerto Real pero os dejo mejor con esta taranta de Camaron. Finalmente la tarantella, el taranto en Andalucía, se perpetuaría en la memoria y en la música colectiva popular dando lugar a un capítulo especial del flamenco muy particular y característico.

Sin embargo, los casos de tarantismos mas reciente sucedieron en Sanlucar de Barrameda, cuando un agricultor (Labriego se decía por aquella época) de Sanlucar, Manuel Garcia se llamaba y según parece “Padecía horribles dolores, que se le calmaban cuando se le sometía a una cura por medio del baile de la tarántula. Pero como tiene el veneno inoculado, se le ha hinchado el cuerpo y se teme que le sobrevenga la muerte".

Existe otro caso de una señora que fue encontrada sobre unos rastrojos de cebada en el campo de Cortés, en el pago de la Jara. Según parece, la señora se llamaba Carmen Ortega y era vecina de la zona, tenia 30 años, soltera y natural de Chiclana, según contaron los medios consultados.

La noticia indica que fue picada por una tarántula en una pierna y gritó horriblemente en varias ocasiones por los agudos dolores que sentía. Inmediatamente, fue  trasladada a su domicilio de la "calle Abades, en el antiguo horno de Lemos" y repitió en varias ocasiones a los médicos que la trataban que deseaba ser tratada por el procedimiento de la guitarra, siendo llamados los profesores Pallares, Pecho y Pulet que tocaron repetidamente la Tarántula, la mujer contrajo una excitación nerviosa como a la media hora, rompiendo a poco en sudor copioso, y logrando sostenerse en agitación durante mas de 48 horas, una vez trascurrido este tiempo fue dada fuera de peligro.

La mujer en cuestión era mandadera de la cárcel, un trabajo poco remunerado económicamente y por consiguiente, no salias de la pobreza, así que todos los que intervinieron en su curación lo hicieron por caridad e investigación medica.

Para terminar, os dejo con esta mágica música de la Gran Tarantella del compositor y pianista Louis Marie Gottschalk que, según se cuenta, se dice, se afirma, estuvo durante mucho tiempo vinculado con la población de Sanlucar de Barrameda.


FUENTES CONSULTADAS: DIARIO DE CADIZ, ABC, DIVERSOS PERIÓDICOS HISTÓRICOS, LOS BLOGS Y PAGINAS; JAVIERBARREIRO.WORDPRESS.COM,  CLERIGOSHOMICIDAS.BLOGSPOT.COM.ES, BIBLIOTECA VIRTUAL DE ANDALUCIA, EL PROGRAMA DE TELEVISION DE CUATRO "CUARTO MILENIO" Y DIVERSAS PUBLICACIONES Y ESTUDIOS DE LA UNIVERSIDAD DE CADIZ. 

Comentarios