EL FANTASMA NAZARENO DE ARCOS DE LA FRONTERAS.

Ya esta llegando el otoño y la Sierra gaditana vuelve a resultar atractiva para los fines de semana, existen muchos pueblo gaditanos con leyendas, historias y misterios aun por descubrir con muchos así como muchos atractivos monumentales y turísticos para los que nos gusta mirar "piedras".

Sin embargo, oculto en las piedras siempre hay una historia detrás y en Arcos de la Frontera es un excelente lugar para visitar un día donde esconde muchas historias ocultas ya relatada tanto en este blog como en Internet así como esas historias mas paranormales donde los fantasmas suelen ser visibles en diferentes puntos del pueblo.

Entre ellas se encuentra la famosa Casa de las Muñecas, la Casa encantada de la calle Jesús Nazareno y el fantasma del Ingles del convento de las Mercedarias pero la historia que vais a leer ahora puede resultar llamativa para muchos y una chaladura para otros pero, por desgracia, dicha historia ya solo se recuerda a nivel local y en pocas personas pero que en su momento tuvo bastante impacto, el llamado fantasma del "Nazarenos" de San Agustín.

Todo comenzaría a principio del verano de 1988 cuando una vecina del pueblo estuvo comentando que por las calles donde se encuentra el convento de San Agustin, la iglesia de San Pedro y el Arco de Matrera solía aparecerse un hombre vestido de negro, con capa morada (Otras versiones dicen que negra) y capirote de penitencia y que recorría dichas calle como un alma en pena.

Pero no fue hasta agosto de ese año cuando los medios de comunicación se hicieron eco de los rumores que circulaba por todo el pueblo. Inicialmente, fue tomado como una chaladura de una mujer que buscaba darse a conocer pero los "avistamientos" se sucedieron, sobre todo, en julio donde varias personas pudieron ver al dichoso fantasma nazareno.

E incluso, según parece, un niño del pueblo le lanzó piedra para ahuyentarlo pero el chiquillo vio como supuestamente las piedras le atravesaban pero después los medios dirían que consiguió ahuyentarlo, todo un despropósito que veían aquello como un cuento de niños e incluso, cosas de la época, como una historia amorosa oculta como se publicaría posteriormente en la prensa "un asunto de faldas" y los mas "osados" como un "rollo de mariquitas".

Sea lo que fuera, la leyenda del fantasma nazareno crecía en el pueblo trascendiendo sus fronteras y con ello crecía el temor entre la población que ya empezaba a evitar dichas calles, sobre todo por las noches, así como patrullas de jóvenes que buscaban con ahínco al dichoso fantasma o realizaran bromas pesadas sobre el fantasma del nazareno y originando que el asunto se pusiera mas serio, obligando a las autoridades a solicitar la presencia de la guardia civil.

Así es, el asunto llegó a unos extremos peligrosos y la guardia civil tuvo que patrullar por la zona de San Agustín para tranquilizar a los residentes del pueblo originando que la situación fuera aun mas rocambolesca ya que la guardia civil, se dice, se afirma, se comenta que en una ocasión lo vieron e incluso le dieron el alto con un disparo al aire para intimidarlo pero con poco resultado ya que desapareció corriendo, eso si, sin producir ruido ni gritos, en silencio y de forma casi instantánea por las calles del pueblo. Mucho afirman que se vieron influenciados por la situación.

Según parece, la guardia civil dijo que tenia que ser un residente del pueblo pues tenia que conocer muy bien las calles del pueblo para desaparecer de esa forma tras la persecución de los agentes del orden y tampoco había que alarmarse ya que no producía daño a los vecinos, solo un susto.

Por ello, el asunto fue zanjado por la guardia civil y la población en general que indicaron que tuvo que ser algún majareta que durante las noches de verano de aquel año de 1988 se distrajo asustando y molestando a los vecinos del pueblo o que algún enamorado con pocas luces tuviera una relación amorosa en secreto, ya sea con alguna mujer u hombre del pueblo y se inventaron eso para no ser descubierto.

Pero con el paso de los años, los sucesos producidos por el fantasma nazareno, según la información recabada, continuaron pero ya con menos intensidad y curiosamente con el temor de que ese asunto creciera y fuera sacado en alguna letra del Carnaval de Cadiz, decidieron silenciarlo y dejarlo pasar, cayendo en el olvido y convirtiéndose en una leyenda urbana mas del pueblo.

FUENTES CONSULTADAS: DIARIO DE CADIZ, ABC, LA PAGINA EL BLOG DE MANUEL ( www.rutasyfotos.com) Y TWITTER.

Comentarios