EL MANICOMIO DE CAPUCHINOS.

Se dice en Cadiz que el Levante genera muchos locos y curiosamente los considerados enfermos incurables, con problemas de locura transitoria, los "otros" enfermos de conducta ya sea de índole sexual y/o social  así como algún que otro ido mental no solían establecerse en Cadiz sino que eran recluido en Medina Sidonia o Sevilla, sobre todo, en 1614.

Sin embargo, en el siglo XVIII, una vez constituida el Instituto de la Misericordia en el actual edificio Valcarcel, se acondicionó un lugar para enfermos mentales que en 1787 llegó a tener hasta 100 residentes que según los documentos de la época "Todos son alimentados y tienen traje de verano y de invierno, y cada individuo una cama. Tienen maestros y maestras para muchachos y muchachas, que son ocupados según su inclinación y disposición, y los de edad, según su posible actividad. Hay dos departamentos, uno de los cuales está dedicado a locos, y el otro departamento es un instituto de mejora (correccional), para jóvenes delincuentes”.

Posteriormente, en el siglo XIX, sobre 1852, aunque otras fuentes indican que pudo ser en 1848, los dementes son instalados definitivamente en el convento de Capuchinos, edificio que sufrió la desarmotización de Mendizabal, cuando el edificio Valcarcel se quedó pequeño. Así pues, en este lugar se convertiría en la Casa de Dementes de la ciudad de Cadiz.

Aunque, existen varios reglamentos y documentos organizativos de las casas de dementes, el mas interesante a esta entrada es el reglamento que Fermin Salvochea envió realizar sobre el Hospital Psiquiátrico de Capuchinos donde se puede indicar en su articulado de 126 artículos donde se regulaba el personal, formación, funciones, el trato y disciplina a los enfermos, entre otros.

Mucho se ha hablado del trato a los enfermos y por ello, me resulta chocante el articulo 67 que habla del cuidado de los enfermos mentales donde se dice que "este tiene que ser cariñoso pero" y cito textualmente “teniendo en cuenta el estado desgraciado en que se hallan y, sólo en caso de que lo exigiera la defensa, se les tratará con alguna dureza, siempre como sujeción y nunca como castigo, siendo necesario compadecerles y respetarlos”.

Así pues, como dice el dicho, del dicho al hecho hay un trecho, es muy seguro que los excesos fueran mas o menos constantes en determinados momentos y es logico las noticias aparecidas en los medios de comunicación, sobre todo en el Diario de Cadiz sobre violencia en la Casa de Dementes de Cadiz, sobre todo, en el Franquismo donde el trato a dichos enfermos tuvo que ser lamentable.

Sin embargo, las condiciones higiénicas tampoco tenían que ser muy adecuada para los cánones actuales de limpieza ya que, según el Diario de Cadiz, en 1884 se tuvieron que hacer importantes arreglos en la Casa de Dementes puesto que se esperaba una epidemia de Cólera en Cadiz.

Para ello, se realizaron la desinfección y saneamiento de las letrinas, especialmente las que se encontraban próximas a los dormitorios de los dementes. Igualmente, se reformo los "excusados" aislándolos del resto del edificio.

Por ultimo, el articulo indica que "La zahurda ha desaparecido y se ha levantado una nueva estancia para las vacas, instalada en un local próximo a la huerta y construida en buenas condiciones de ventilación. En cuanto al estiércol almacenado en la huerta, ha sido cubierto de tierra con objeto de evitar la fermentación de las sustancias nocivas para la salud pública. De todas formas, sería conveniente que el Apero de la limpieza se trasladara a otro sitio más alejado de los pobres dementes".

Curiosamente en 1888, se realizaron diversas nuevas reformas bajo la presidencia de Cayetano del Toro, entre ellas, en el jardín cercano se termino las obras de un nuevo comedor para hombres, ya que el viejo comedor quedará destinado a albergar a los enfermos contagiosos de cólera. En el salón de mujeres se está colocando la nueva solería. Para el costo de las obras, la superiora de la Casa de Dementes, sor Pilar, ha contribuido con 2.000 reales y la nueva solería.

Al año siguiente, continuaron las mejoras realizadas por Cayetano del Toro como que las hermanas de la Caridad dispondrán de unas habitaciones separadas del resto del edificio así como las oposiciones para ocupar la plaza de director facultativo de la Casa de Dementes de Cádiz.

Las ultimas reformas antes de la Guerra Civil fue en 1911 donde  terminaron el departamento dedicado a la Enfermería, el descanso y el comedor para los enfermos mentales así como la instalación de unos lavabos de piedra, todo ello supuso un coste de 6.800 pesetas de la época.

Sin embargo, tras la Guerra Civil española, el hospital psiquiátrico de Capuchino recibió las consecuencias de la guerra y sus instalaciones empeoraron mucho, incluso con las reformas realizadas en 1941, 1952 (motivado por su centenario) y 1957.

La ciencia y la sanidad franquista retrocedió años de evolución y la religión marcaría mucho a la sanidad de la época y esa falta se noto mucho en la gestión hospitalaria de los enfermos mentales donde dependían fundamentalmente de religiosos poco preparados científicamente y lo que es peor, financieramente, donde la iniciativa privada brillaba por su ausencia y la corrupción era generalizada, pagando el pato, como siempre, los mas débiles.

Durante esta etapa oscura, los medios ofrecieron varias desafortunadas noticias relacionada con este lugar con asesinatos, falta de control de internos y maltrato a los mismos.

También tengo que hablar de una época oscura para la psiquiatría donde se "exploraba" con nuevas técnicas de investigación con dichos pacientes, usados como conejillos de indias, donde la ideología y el estado de guerra en el que se vivía predominaba sobre el interés profesional y que se pretendía sentar las bases de una nueva era en la psiquiátrica durante la época del franquismo.

En los años 40, en España las terapias mas innovadoras eran las terapias de electro-convulsiva, practicada con gran profusión en muchas instituciones y donde el electroshock se practicaba no solo a los considerados "locos" sino a homosexuales provocandoles efectos secundarios y en algunos casos hasta la muerte.

La explosión de 1947, generó muchos daños al edificio donde desaparecieron las techumbres y tabiques de algunas dependencias, portales y cristales, generando unas reparaciones cercanas a las 100.000 pesetas de la época, imposible su realización en aquella época bélica.

Para entonces, el hospital Psiquiátrico de Cadiz contaba con 280 camas, siendo el promedio de días de estancias de 120 y un coste de cama/día de 0,60 pesetas. Todo ello en un presupuesto total de 117.000 pesetas. El franquismo, registro este edificio como "Residencia Psiquiátrica Ntra. Sra. De la Paz" y en la prensa de la época como Hospital Psiquiátrico de Cadiz pero en Cadiz era conocido simplemente como el Manicomio de Capuchinos.

Así pues, para finalizar la entrada, en los años 60 el Ayuntamiento de Cadiz y la Diputación Provincial decidieron construir un "moderno" hospital psiquiátrico en el Puerto de Santa Maria mientras el gaditano seria desmantelado.

Durante esta etapa, el director Antonio Fernandez López, pudo comprobar el lamentable estado del centro, sórdido, frío y húmedo, con un olor repugnante a viejo y falta de higiene sanitaria. Entre las noticias y anécdotas se dice que en la capilla se conservaba tres cuadros de Murillo y que cuando estaba pintando uno de los cuales, se desvaneció y cayó al suelo pero eso es otra historia que ya contare en próximas entradas.

Por ello, el psiquiátrico gaditano de Capuchinos se cerraría en Junio de 1969, trasladando a sus 200 pacientes al Hospital Psiquiátrico Nuestra Señora de la Paz conocido como el manicomio de Los Pinitos, en la Finca El Madrugador, en El Puerto de Santa María, centro que también cerraría el 22 de diciembre de 1994 y que hablaré en una próxima entrada ya que por su ubicación, experiencias paranormales y sucesos acaecido en dicho lugar merece una entrada propia.

FUENTES CONSULTADAS: DIARIO DE CADIZ, LA VOZ DIGITAL, ABC, PUBLICO, LAS PAGINAS MEMORIA DE CADIZ, PSIQUIOFOTOS.COM, GENTE DE CADIZ.COM, CADIZPEDIA.COM Y DIVERSOS TRABAJOS DE LA HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA EN ANDALUCIA Y ESPAÑA.

Comentarios

  1. Entre los comentarios publicados en Facebook me gusta mucho este de Angela Rodriguez Rivas "Yo cuando era pequeña fui algunas veces a misa a la capilla. También les llevábamos caramelos y chocolates a los que paseaban cerca de la verja de la calle ( cuando nos daban dos o tres gordas)".

    ResponderEliminar
  2. Nuevos comentarios interesantes en Facebook, en este caso de Juan Manuel Llamas Rabanal "Mi madre trabajaba de cuidadora, muchos días en el turno.de noche me tenía que quedar ha dormir en el manicomio,tenía 7años Sor Mercede me colocaba en un cuarto mientra mi madre trabajaba, me acuerdo de la vaquilla por las fiestas que sortaban, en el patio.La recuerda alguien". Y continua con un nuevo comentario que dice;
    Juan Manuel Llamas Rabanal "Tenía cuando empese ha quedarme menos, pero me trataban muy bien algún tortazo me lleve, porque Sor MERSEDES me daba madalenas y me las querían quitar".

    ResponderEliminar
  3. Hola Fernendo, te manifiesto mi más efusiva enhorabuena por tu interesante blog, soy seguidora tuya desde hace mucho tiempo. No veo activada la casilla a "seguidores", ¿es en otro lugar dónde la tienes y no la veo?

    También he escrito en la casilla de Cádiz sobre la Semana Santa, lo tuyo me gusta más y no es un cumplido.

    Saludos desde Sevilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mari Carmen, en primer lugar, gracias por tus bellas palabras. Igualmente, para seguir las nuevas entradas debes suscribirte si tienes cuenta de Gmail en suscribirse tanto en la barra superior naranja como en el inicio del blog antes de entrar en las entradas. Eso si intentaré ponerlo mas claro en el futuro, este verano seguramente haré modificaciones en el blog. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario