EL FANTASMA ENAMORADO.

Esta semana que entra aparte de Carnaval también se celebra la comercial y oportunista por las grandes superficie como día de San Valentin y aunque tengas o no pareja esta curiosa historia no te dejara indiferente.

Todos los vecinos de las barriadas de Chiclana de la Frontera de San Jose y la Solajita estuvieron revolucionado por la presencia en un principio de ente extraño y fantasmagórico que deambulaba por las barriadas chiclaneras.

Según parece, el susodicho fantasma ha asustado a varios vecinos de las barriadas ya que se la visto "vestido" con el atuendo típico de un fantasma, una sabana blanca y generando una gran alarma social aun así de que la policía estuvo detrás para cogerlo, fue incapaz de atraparlo.

El asunto generó un gran malestar en las barriada donde, según la información consultada, actuaba el fantasma y la alarma fue tal que brigadas de vecinos se organizaron para dar caza al susodicho.

Por supuesto, la policía advirtió a los vecinos que organizar batidas con palos y perros perjudicaban la labor y buen hacer de los cuerpo de seguridad y de los agentes de la policía encargado del caso e indicaban que estos ciudadanos pueden ser detenidos pues, como se recordaba en los medios de los años 80, actualmente vivimos en un estado de derecho.

Sin embargo, unos días después algunos vecinos pudieron comprobar personalmente que el fantasma era bastante escurridizo, se trataba ni mas ni menos que de un enamorado que solía visitar a una mujer casada agitanada pero ningún vecino pudo descubrir la identidad del fantasma enamorado.

Fuentes del Diario de Cadiz, entre ellos un joven periodista Antonio Rivera, que años después llegaría a subdirector del Diario de Cadiz, estuvieron indagando sobre la identidad del fantasma e inicialmente se pudo saber que era un vendedor ambulante de unos 35 años, casado y lógicamente, enamorado de otra mujer.

Por supuesto, la rocambolesca historia dio mas de decir llegando a la crónica nacional cuando los vecinos de las barriadas indicaron que posiblemente otros "personajes" de la barriada con ganas de armar bulla empezaron a disfrazarse de fantasma y empezar esta vez si, a asustar a los vecinos de las barriadas de San Jose y la Solagita.

La policía se tuvo que tomar con mas en serio la búsqueda del fantasma o fantasmas enamorados, la cuestión es que la policía empezó a realizar una investigación para averiguar quien era el fantasma enamorado ya que estaba ocasionado un malestar en el barrio, entre los testigos que pudieron ver al fantasma se encontraba Manuel Perez que indico que había visto al fantasma en la ventana de una casa y que lo identifico como Juan Moreno "el Platano".

Según parece, el Plátano negaría en diversas ocasiones ser el causante de todo este revuelo en Chiclana pero la situación se ha complicado ya que los vecinos no quieren colaborar con la policía y la frase mas habitual es "yo no se nada, yo no he visto nada, yo no he conozco ha nadie".

Según parece, el barrio de la Solagita es un barrio humilde de Chiclana con un alto numero de desempleados y en la barriada se ha impuesto la ley del silencio, algunos vecinos dicen de manera discreta que todo eso del fantasma enamorado fue una invención de un grupo de personas para tener mas libertad en el contrabando en la costa.

La cuestión es que El Platano es una persona humilde que vive con su hermana en una casa que no reúne las condiciones higiénicas adecuadas y que trabaja de lo que puede como otros muchos en el barrio.

Según el Platano, los vecinos le han vinculado con el tema ya que hace unos años, le ocurrió que había conseguido vender una casita perteneciente a una tal "pepa la Rubia" y que por ese negocio le dio una quinientas pesetas por la gestión y el comprador otras mil pesetas pero El Plátano no quedo conforme ya que consideraba que le había estafado y como su situación era de pobreza no pudo reclamar y se dedico a la bebida provocando que un día se cogiera tal ciego que termino desnudo por las calles de la barriada y armando mucho escándalo.

Por ello, el Diario de Cadiz cuenta que la policía, para protegerlo y no cogiera frió, le puso una sabana blanca por su cuerpo llegando el rumor posterior del fantasma. Por desgracia, para el sus problemas de alcoholismo aumentaron y seria ingresado en el centro de enfermos mentales de Capuchino.

La cuestión es que la policía nunca pudo descubrir quien fue el fantasma enamorado pero los niños de los dos barrios, el de San Jose y el de la Solagita crearon el juego del fantasma enamorado donde intentan dar caza al fantasma de un lado para otro de las calles del barrio, eso si, siempre de día ya que, cuando cae la tarde, la mayoría siente temor que realmente aparezca el dichoso fantasma y le meta un gran susto.

La situación, también fue aprovechada por las asociaciones de vecinos que denunciaron que la presencia de policías en el barrio suele "molestar" mas que tranquilizar al barrio ya que como denuncian existen otros problemas en el barrio como la falta de iluminación, el mal estado de las calles, la falta de un colegio cercano ya que los actuales están en la Panzacola y que les dejen de una vez tranquilo.

Sea lo que sea que ocurrió en aquellas barriadas, una cosa es cierta, es mas real y humana que cualquier historia de fantasma, pero un enigma quedaría para siempre en el barrio, la identidad del fantasma enamorado.

FUENTES CONSULTADAS: DIARIO DE CADIZ, ABC, LA PAGINA EL OJO DE LA LIEBRE.BLOGSPOT.COM. Y EL LIBRO:

Comentarios