NUESTROS SERES ELEMENTALES.

En el principio del blog realice una serie de entradas dedicadas a los seres fantásticos y algún elemental que ser puede encontrar en los bosques y en las profundidades marinas y que aconsejo leer antes de continuar con este post.

  DUENDES                HADAS                Y   GNOMOS.

Sin embargo, como ya llega el otoño y con ello las rutillas senderistas y las visitas a las ventas y los pueblos de la provincia, quizás te encuentres algún personajillo propio de las películas de las Crónicas de Narnia cuando te adentres demasiado en el bosque. Así pues, adentrémonos en el armario de los seres fantásticos que pululan por la provincia de Cadiz.

En primer lugar, tengo que aclarar el concepto de ser elemental que se denomina a todo los seres mitológicos descrito inicialmente por el alquimista Teofrasto Paracelso. En su obra describe cuatro tipo de elementales según los cuatro elementos de la tierra, según la tradición griega. Osease: Agua; Sirenas y seres marinos, Fuego; ave fénix, salamandras, Tierra; centauros, minotauros, gigantes y Aire; grifos, silfos y otros seres alados.

La mayoría de estos seres se les representa como figuras humanizadas, vestidas de forma singular y extraña a nuestros ojos "civilizados" y tienen una apariencia característica muy vinculada a la naturaleza puesto que, según dicta la leyenda, son anteriores a la llegada del hombre a la tierra.

Por ello, comienzo con los seres del fuego donde destaco las salamandras y el fénix representado este ultimo en la estatua del famoso edificio gaditano y que pueden leer en este enlace. Así pues, nos centraremos en las salamandras que tradicionalmente son seres vivos que resisten al fuego y considerado un símbolo de la pureza, muy buscada por alquimistas para la creación elixires y venenos e incluso se afirma que en la antigüedad acabó con 4000 hombres del ejercito de Alejandro Magno que bebieron del arroyo donde habitaban.

Paracelso decía:"Las salamandras se han visto con la forma de bolas de fuego, o lenguas de fuego, corriendo por los campos o mirando en las casas." y según creían los místicos y alquimistas medievales, "ni el pedernal ni el acero podrían emitir su chispa (provocada por la fricción) sin la ayuda de una salamandra".

Igualmente, el ser humano era incapaz de comunicarse con las salamandras pero algunos alquimistas y artesanos de la antigüedad pudieron preparar inciensos mezclando hierbas y perfumes haciendo que el humo del mismo era un medio adecuado para la expresion con estos elementales.

En Cadiz, tenemos a la conocida salamandra penibética (Salamandra longirostris). Según las fuentes consultadas: "Es una salamandra grande, muy parecida a la salamandra común, con quien no comparte área de distribución. El cuerpo es negro con manchas amarillas cuadrangulares y algunas manchas muy características en la cabeza. El morro es apuntado y el vientre grisáceo, sin manchas. Habita zonas húmedas, con cursos de agua próximos donde se reproduce".

Continuo con los seres del agua donde se destaca las sirenas y otros seres marinos como los hombres- peces, que puedes leer en este enlace y que tenemos nuestro mayor exponente en el conocido Hombre-Pez de Lierganes.

Sin embargo, Cadiz es una ciudad muy vinculada al mar y por ello, tenemos infinidad de leyendas e historias relacionada con las sirenas e incluso tenemos una amplia presencia de sirénidos en las infraestructuras históricas de la ciudad y la provincia.

Así pues, el antropologo Eduardo Arboleda cuenta una leyenda que dice: "En Cádiz habían dos sirenas que embrujaban con su gracia y dulzura a gaditanos y gaditanas, con sus cantos los embelesaban. Los embrujados se reunían alrededor de ellas para oírlas cantar, sus caras reflejaban felicidad. Las sirenas les cambiaban fidelidad por prosperidad".

Continua Arboleda su relato: "No era raro entonces ver a esos gaditanos embrujados al amanecer reuniéndose para ir a su cita diaria con las sirenas,y por la tarde dar un paseo por la Plaza De Mina al fresquito, mas luego ir a la Plaza Pinto a comerse una caballita. Cuando llegaba la navidad esos gaditanos y gaditanas hacían las delicias de sus hijos con regalos y risas. Hasta el cielo parecía de otro color".

Y sigue: "Habían gaditanos que llevaban a sus hijos a la cita de las sirenas para que los embrujara, era todo felicidad, hasta que un día de 1985 un malvado brujo mató a una de las dos sirenas. Las mujeres y hombres embrujados lloraron la pérdida. Pasaron unos años y el brujo no contento con el daño causado a los gaditanos, logra causar más dolor envenenando a la segunda sirena. Los gaditanos tuvieron miedo mas furia y se levantaron contra el brujo. Un noble caballero que según cuentan amaba a las sirenas, logró arrebatar de las manos del brujo una poción, pero ya era tarde y la sirena quedó malherida. Desde entonces muchos gaditanos se fueron de Cádiz por melancolía, otros andan por la ciudad con la mirada perdida esperando el regreso de sus dos sirenas". Bonito relato escrito en su blog "El Reto de la Culebra" ¿verdad?

Por desgracia, en Cadiz he encontrado pocas leyendas relacionada con los elementales del aire aunque se dice, se cuenta, se afirma que los silfos son los hermanos de las hadas y algunos autores como Jesús Callejos afirman que los silfos son la versión masculina de las hadas y acostumbran a vivir en lugares alejados y abandonados.

Por ello, os remito a leer la entrada de las hadas que dediqué en este blog. Así pues, indicar que los silfos son casi tan antiguos como la creación de la tierra e incluso algunos autores indican que tienen mas de diez mil milenios y los silfos son clasificado en cuatro especies según los cuatro tipos básicos de vientos, ¿Sabéis entonces cual es el silfo mas gaditano?

También están las silfides que, según Paracelso, las describiría como espíritus invisibles del aire cuyo elemento es precisamente el aire y no existe realmente mitología relacionada con las sílfides ya que se solia representar en las mariposas y se desarrollaron con la mitología celta.

Por tanto y para terminar, lo hago con los seres elementales de la tierra, ampliamente representada en la mitología y en el arte, tanto escultural como monumental en Cadiz.

Asi pues, no hay mejor forma que con la leyenda del gigante Gerión ya que este fue participe de una de las 12 pruebas que tuvo que realizar Hércules ordenadas por Euristeo, quien usurpó su derecho legitimo para proclamarse rey y al cual envidiaba a Hércules por su fuerza y con el poder real le mandaba una tarea tras otra esperando que muriera en el intento pero Hércules las vencería todas.

Por ello, en la décima de esas tareas era la lucha que mantuvo este con el gigante Gerion teniendo como escenario la isla gaditana de Erytheia, que pertenecía al Gadir Fenicio donde tuvo que robar el ganado de Gerion.

Gerion era un gigante antropomorfo con los cuerpos de tres personas independientes pero unidas por la cintura. Tenia un perro (algunas fuentes indican que del infierno) llamado Ortros, de dos cabezas y este gigante era un ganadero puesto que tenia un rebaño de bueyes rojos cuyo pastor era Euritión.

Al llegar Hércules a la isla Ortro lo olfateó y Hércules tuvo que golpearlo con su maza al perro acabando con el. Igualmente, Euritión tuvo que socorrer al can y correría la misma suerte hasta que Gerion al ver el escándalo sorprendería a Hércules cuando este estaba llevándose su ganado.

Entonces, Gerion arrancaría un olivo con el que golpearía la armadura de bronce de Hércules haciéndose pedazos todo el árbol milenario pero Hércules se defendería del gigante protegiéndose también con sus grandes manos quedando desarmado por lo que tuvo que huir a un bosque próximo.

En la distracción del momento, Hércules aprovecharía para lanzar al gigante, flechas envenenadas con la sangre de la Hidra (otro personaje mitológico griego cuyo cabello eran serpientes venenosas y no se le podía mirar por sus potentes y dañinos ojos). Estas flechas dañarían los tres corazones del gigante ("vaya puntería") abatiendolo y dándole muerte pero, según cuenta la leyenda, la abundante sangre vertida por Gerion haría que nacieran de la tierra los famosos arboles Canarios, los Drago y que pueden leer en este enlace.

Otros gigante famosos gaditanos es el reciente cuento que se cuenta a muchos niños algecireños conocido como el gigante Botafuego, un cuento infantil de 2001 y que ya se ha convertido en un clásico en aquella localidad.

Otro ser terrenal seria el Fauno, reconocido en la famosa y reconocida película de Guillermo del Toro, el laberinto del Fauno, muy recomendable desde mi punto de vista e identificado curiosamente en Jerez en un edificio, en apariencia irrelevante, que llama poco la atención en la entrada de la calle Guarnidos por San Agustín.

En un edificio del casco histórico, perteneciente, según la información recabada del siglo XVIII donde destaca una portada escueta y que destaca una cabeza en relieve, situada sobre el dintel que representa un rostro masculino pero con cuernos retorcidos de un macho cabrio donde alguno indican un demonio, para otros es un sátiro o fauno, un ser elemental mitad hombre, mitad cabra y que desde la tradición cristiana católica se le asocia con la lujuria mas salvaje.

Por desgracia, se desconoce el dueño de la casa y con ello, las intenciones, motivaciones o supersticiones de poner aquella imagen en el dintel de su casa ¿posiblemente para ahuyentar los malos espíritus a través de lo ¿monstruoso? Francamente, no lo sé.

También en Jerez de la Frontera, tenemos el famoso Minotauro Jerezano en la mítica rotonda ajardinada cercana a la plaza del Ferrocarril. Una megalítica obra del escultor y arquitecto Victor Ochoa Sierra considerado un símbolo del despilfarro institucional de la época de bonanza del simpar y populista exalcalde Pedro Pacheco.

El minotauro era un ser elemental de tierra, al igual que los gigantes y los titanes, este se identificaba por tener un cuerpo de hombre y cabeza de toro.

Curiosamente la estatua jerezana se encuentra orientada hacia Creta y representa la parte humana del minotauro vencido tras su lucha contra Teseo y huyendo hacia Creta. Y, según el autor, "su espectacular obra la justifica al ubicarse en un reducido espacio triangular flanqueado por edificios muy altos" en fin, cuando se tiene dinero para gastar toda excusa es valida, ¿verdad?

Por ultimo, tenemos los dos ¿famosos? dolmenes de la sierra gaditana ya que en Grazalema muy cerca de Ronda, tenemos el Dolmen de la Giganta en el cortijo del Chopo, un dolmen de corredor de mediano tamaño, que conserva gran cantidad de "ortostatos" y una cobija.

Igualmente, en la población del Gastor, tenemos el dolmen del Gigante conocido también como la tumba del gigante o el dolmen del Charcon. Es una gran tumba megalítica de corredor con cámara ensanchada, existente en las faldas del Pico Lagarín, el dolmen tiene grandes ortostatos verticales y cubiertas menolíticas, está en buen estado de conservación y pertenece a la edad del Bronce y con misterios por descubrir como su espectacular visión en el solsticio de Otoño.

Hoy día, el concepto de gigante ha cambiado y los gaditanos mas mayores todavía se acuerdan de Vicente el Largo. Un gaditano de aspecto humano pero con un tamaño descomunal para la media de la ciudad de Cadiz.

En fin, hasta aquí este repaso por los elementales que existieron y existen en la provincia de Cadiz puesto que nunca hay que perder cierto sentimiento infantil y, al menos, sentir que en este mundo todo no puede ser "explicado, etiquetado y clasificado" como decía Fox Mulder en la serie X-Files (Expediente X).

FUENTES CONSULTADAS: WIKIPEDIA, DIARIO DE CADIZ, DIARIO DE JEREZ, LA VOZ DIGITAL, LAS PAGINAS Y BLOG; WWW.VAMOSDE CABEZA.COM, EL RETO DELA CULEBRA, EL BLOG CALLE ANCHA.COM, EL BLOG TRAS LA ULTIMA FRONTERA.WORDPRESS.COM, VIAJE A LA PREHISTORIA.COM,  CUADERNO DE CAMPO PAYOYO.BLOGSPOT.COM Y LOS LIBROS:

Comentarios